Bienvenidos

Estimado lector, le damos la bienvenida a la Comunidad Pilares de Sabiduría de Editorial Kier, un espacio de reflexión pensado para el encuentro, la presentación y difusión de obras literarias vinculadas con la Tradición Esotérica Occidental. Desde hace más de un siglo, estos libros publicados por Kier han sido guía y han dado sentido a la búsqueda espiritual de miles de personas que, como Usted, se adentran en el mundo sin fronteras que se extiende en el campo de la sabiduría trascendente. Pilares de Sabiduría es un lugar de cita para aquellos que buscan el atanor en el cual podemos realizar la Gran Obra del encuentro con nuestro propio Ser.

miércoles, 10 de octubre de 2012

El Cuarto Camino


De todas las escuelas metafísicas surgidas en Occidente en el siglo XX, la del denominado Cuarto Camino tiene un lugar preponderante. Fundada por Piotr Demiánovich Ouspensky e inspirada por Geoge Gurdjieff, conforma un método y un cuerpo doctrinario de envergadura trascendente dentro de los movimientos surgidos con el objetivo de alcanzar el despertar espiritual.  





La obra de P. D. Ouspensky es enorme. Entre sus libros, El Cuarto Camino es en sí mismo una guía completa que introduce al lector en el estudio de ésta vía, pero que también lo aproxima a la atmósfera, al “espíritu” que imperaba en aquellas primeras escuelas fundadas por él y que aún persiste en innumerable grupos que reclaman su herencia.

Traducido por la incomparable maestría de Héctor V. Morel, El Cuarto Camino recoge las conferencias y reuniones llevadas a cabo por Ouspensky en Londres y Nueva York entre 1921 y 1946. Nada menos que veinticinco años de enseñanzas en las que este hombre, discípulo de Gurdjieff y maestro de miles, sintetiza y despliega la Cuarta Vía, propuesta como el método más adecuado a la Nueva Era que, en ese entonces, se avecinaba sobre Occidente.

Ouspensky define al Cuarto Camino como una doctrina que toma lo mejor y más significativo de los tres caminos espirituales considerados como tradicionales: el primero o el camino de faquir, que intenta alcanzar la iluminación mediante el ascetismo y el dominio de las sensaciones; el segundo o la denominada vía del monje, centrada en el control emocional, volcado a la vida religiosa; y el tercero, conocido como el camino de yogui que alcanzará la iluminación mediante ejercicios físicos y mentales. Tomando lo mejor de estos tres caminos y enriqueciéndolo con ciertas enseñanzas provenientes de misteriosas escuelas asiáticas, Ouspensky logra desarrollar el método de despertar espiritual que han seguido millones de personas en el último siglo.

Pese a definirse como un camino “para unos pocos”, las enseñanzas contenidas en este libro alcanzan a la problemática del hombre moderno en su conjunto. Ouspensky, al igual que Gurdjieff, asegura que el hombre es víctima de una absoluta fragmentación que hace que su vida esté controlada, alternativamente, por numerosos yoes que entran en permanente conflicto. De este modo, el yo que se despierta por la mañana dispuesto a realizar determinadas tareas, pronto es desplazado por otro que pretende cambiar el curso del día, y así sucesivamente, de modo tal que esta inestabilidad nos mantiene en un mundo dividido desde nuestro propio centro.

Piotr D. Ouspensky

A lo largo de todas estas conversaciones transcriptas en el libro, encontramos una descripción aguda de los diferentes estados del ser. Básicamente el hombre transita en dos estados: El del sueño y el de la vigilia. Sin embargo –y aquí está una de las claves del Cuarto Camino- durante la etapa de vigilia el hombre permanece la mayor parte del tiempo dormido; su conciencia adormecida y fragmentada le impide alcanzar una unidad de espíritu y una unidad de acción. Ante tal imposibilidad, Ouspensky se nos presenta como un maestro de la totalidad, una guía que puede conducirnos al mundo consciente, a la conciencia de nosotros mismos, a través de etapas que requieren de ciertas disciplinas y ejercicios que son descriptos con una sencillez absoluta.

Una de las características descollantes de la obra es la interacción permanente de Ouspensky con sus discípulos. Esa interacción, en la que intenta responder a las preguntas y las dudas que los estudiantes van encontrando a lo largo del camino, vuelve a este libro un espejo en el que el buscador puede encontrar sus propias dudas y confrontar sus interpretaciones. El Cuarto Camino es precisamente eso: Una reinterpretación completa de la consciencia, de la relación del hombre consigo mismo y de una nueva mirada sobre el mundo que nos rodea. Ouspensky nos sorprende porque nos plantea una visión diferente. Nos muestra lo que siempre estuvo allí, pero que éramos incapaces de ver porque nuestro estado de vigilia está atravesado y controlado por una sucesión de sensaciones, emociones y deseos que nos apartan de la realidad.

El Cuarto Camino publicado por Editorial Kier es, sin dudas, la puerta de acceso a una completa filosofía que propone un nuevo modelo que supera a los tres conocidos, restituyendo el sentido del tantas veces proclamado “despertar espiritual” tal como era concebido por las antiguas Escuelas de Misterios. Pero también es una puerta que nos conecta con la mítica atmósfera del “Instituto Gurdieff” fundado por él, convertido en centro de irradiación de la consciencia durante décadas. Aún es posible vivir esta experiencia con sólo seguir el hilo atrapante, presente en sus páginas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario